Las grandes dudas que inundan las redes sobre los vehículos cero emisiones, son entre otras cosas, sobre la seguridad estos. El miedo a la electricidad hace que nos preguntemos cosas cómo: ¿Qué tan seguro es un coche eléctrico? ¿Puedo electrocutarme al usar mi coche? ¿Debo tomar algún tipo de precaución al enchufar y desenchufar el cargador de mi coche? Todas las dudas relacionadas con la seguridad de un coche eléctrico os las vamos a responder.

¿EXISTE RIESGO DE ELECTROCUTARME?

Es de saber que el cuerpo humano es un conductor eléctrico por naturaleza, sin embargo esto no quiere decir que al tocar el contactor de carga del coche eléctrico o alguna de sus partes externas este nos pase electricidad. Para asegurar a los usuarios, todos los coches eléctricos fabricados tienen una tensión máxima de 12V. Así que lo cierto es que no, porque además, el proceso de montaje del coche pasa por duras pruebas de seguridad para comprobar el aislamiento de las baterías hasta en caso de accidente y deformidad del chasis.

¿DEBO TOMAR ALGUNA PRECAUCIÓN AL ENCHUFAR Y DESENCHUFAR EL CARGADOR?

Ninguna en especial, el propio cargador tiene un conector únicamente para saber cuándo existe un contacto entre el cargador y coche para iniciar la carga, si no hay contacto, no habrá corriente en la manguera y así evitará la posibilidad de crearnos un “arco”.

EN UN ACCIDENTE…

Por normativa, todos los coches que salen al mercado en Europa, debe ser homologado pasando la prueba de accidente o ‘crash-test’ como se suele conocer. Cuando los vehículos eléctricos eran menos frecuentes, un Nissan Leaf se llevó la puntuación más alta en 2013.

Esto se debe a que los ingenieros que diseñan los vehículos sostenibles, pueden hacerlo a partir de la seguridad en vez de un motor de combustión.

Además, un coche eléctrico al tener la o las baterías en la parte inferior del coche, hace que tenga un punto de gravedad más bajo y haga más difícil su probabilidad de volcar.

CONDUCCIÓN

Al llevar el componente más pesado en la parte inferior, distribuye mejor la distribución de peso entre ejes. Notaremos mayor suavidad en curvas gracias a este hecho. En ese sentido, tendrás mayor confianza al manejar en autovías o carreteras disminuyendo considerablemente el riesgo de accidente.

FRENADA

Todos los coches eléctricos incorporan ya la “frenada regenerativa” que consiste en que cada vez que levantas el acelerador, el coche se detendrá poco a poco. Con este complemento, un coche eléctrico hace que tarde menos en frenar a un vehículo de combustión igual en tamaño y peso.

En conclusión, los vehículos eléctricos están diseñados para la comodidad y el confort del usuario, por ello pasan por duras pruebas a través de su fabricación. Además, esta clase de vehículos sostenibles son bastante estables y vienen equipados con herramientas que aumentan su seguridad.

 

logo-footer