Los puntos de recarga son más y más frecuentes gracias a que las personas cada vez apuestan más por la movilidad sostenible. En este caso, os ayudaremos en vuestra decisión de tener vuestro propio cargador en casa.

SEGURIDAD

Vuestra carga será siempre segura porque los puntos de recarga están totalmente preparados para soportar la carga del coche. Las cargas funcionarán perfectamente de principio a fin. En algunos cargadores podrás identificarte con el usuario.

COMODIDAD

Es muy fácil de usar, simplemente conectamos la manguera del cargador a nuestro coche e iniciará la carga. El coche o el cargador indicará cuando está al 100% de la carga y desenchufamos la manguera.

Tener acceso a un punto de recarga al alcance siempre que queramos, tiene una comodidad que esperamos al comprar nuestro coche eléctrico. Ajustar la potencia en función de la carga que queramos efectuar, y en el mejor de los casos, esta función se hace automáticamente con el control dinámico de potencia.

VELOCIDAD

El hecho de tener nuestro propio punto de recarga en casa significa que estará a las medidas de las necesidades del coche y puede llegar a cargar más rápido.

¿DEBO CONTRATAR MÁS POTENCIA EN CASA?

¡No! Esta es una duda muy frecuente y a la vez, errónea porque no necesitamos contratar más potencia para poder instalar nuestro cargador propio en casa.

logo-footer