nissan e-nv200 electric

La tendencia es eléctrica. ¿Tiene la furgoneta eléctrica ventajas?

El mercado de la movilidad eléctrica y sostenible avanza exponencialmente año tras año en nuestro país y en toda Europa. Es un hecho que aumentan tanto los particulares como las empresas que eligen vehículos eléctricos. Como hemos comentado en otro post, la tendencia actual de las empresas, tanto públicas como privadas, es elegir vehículos eléctricos para su flota de empresa ya sea sustituyendo o ampliando la existente. Todavía, claro, el vehículo eléctrico es una parte discreta del total de ventas, pero la tendencia es al alza en todas las modalidades de vehículo. Por ello, si estás pensando adquirir una furgoneta para tu negocio o para tu uso privado, te dejamos unos aspectos a tener en cuenta para que puedas considerar la compra de una furgoneta eléctrica VENTAJAS Y DESVENTAJAS.

Ventajas de comprar una furgoneta eléctrica

No pagues el impuesto de circulación

Especialmente si tienes un negocio te puede interesar comprar un vehículo eléctrico. Seas autónomo, PYME o dispongas de una flota de empresa considerable, al adquirir una furgoneta -en este caso-, deberás pagar obviamente el impuesto de circualación, aplicable con cada nueva matriculación española. Los vehículos que expulsen una cantidad de emisiones contaminantes inferior a 120gr/km quedan exentos de pagar este impuesto(1).

Importe del impuesto de circulación según las emisiones
0%: Para emisiones inferiores o iguales a 120 gr/km CO2.
4,75%: Para emisiones mayores de 120 gr/km CO2 y menores de 160 gr/km CO2.
9,75%: Para emisiones mayores o iguales a 160 km/h y menores de 200 gr/km CO2.
14,75%: Para emisiones mayores o iguales a 200 gr/km CO2.

Muchos fabricantes no sólo tienen turismos eléctricos sino también vehículos comerciales ligeros. Entre las furgonetas eléctricas, la Nissan e-NV200 y Renault Kangoo ZE son de los modelos más comprados.

Tráfico - conducción por la ciudad

¿Ventajas de comprar una furgoneta eléctrica?

  1. Mediamentalmente sostenible

  2. Las furgonetas eléctricas no producen emisiones de CO2 ni de óxidos de nitrógeno (NOx) a medida que circulan, lo que significa que su adopción generalizada tiene el potencial de mejorar drásticamente la calidad del aire, especialmente en las zonas urbanas.

  3. Costes de mantenimiento

  4. Las e-vans son considerablemente más baratas de usar que las diesel. No solo es menor el costo por milla de ‘combustible’ (electricidad), hay menos piezas móviles y son menos duras con los frenos, lo que reduce los costos de mantenimiento.

  5. Incentivos de compra

  6. Tanto en la compra del vehículo como en la instalación del punto de recarga.

  7. Funcionamiento silencioso

  8. Las furgonetas eléctricas son mucho más silenciosas que las furgonetas diésel, en la medida en que algunas emiten apenas un zumbido imperceptible.

  9. Rendimiento

  10. Económicamente la energía eléctrica nos saldrá más rentable que los combustibles fósiles.

¿Desventajas de las furgonetas eléctricas?

Como casi todo, también la movilidad eléctrica puede presentar puntos más débiles. La cuestión es sopesar las pros y los contras y ver cuáles nos suponen una prioridad o de más importancia.

  1. Autonomía. La autonomía de un vehículo eléctrico es la típica cuestión que tenemos en cuenta cuando comparamos con diésel o gasolina. Es cierto que que una furgoneta convencional recorrerrá más distancia que una eléctrica, pero recordemos que las baterías actualmente han aumentado mucho su capacidad y son lo suficientemente potentes para permitir una autonomía prolongada. De hecho importa más la forma de conducir que el tipo de energía que mueva el vehículo (también ocurre con gasoil y diésel, como ya sabéis).
  2. Tiempo de carga: esto varía, dependiendo de la potencia del sistema de carga, pero incluso en el mejor de los casos, tomará más tiempo recargar una e-van que reabastecer una convencional. Los cargadores rápidos de CC pueden darte un 80% de carga en 40 minutos aunque sólo es ideal en emergencias para no desgastar las baterías; los puntos de recarga de coche eléctrico tipo wallbox en modo 3 tardarán entre 3 y 10 horas dependiendo del propio coche.
    Lo más idóneo sería estudiar las necesidades de quien va a usar el vehículo: saber qué horarios o qué posibles rutas hará y comprar una furgoneta con una capacidad adecuada de batería, consultar la red de carga pública para saber qué puntos están cerca de nuestra ruta, adquirir un punto de recarga portátil para llevarlo en el maletero para posibles emergencias… También se pueden considerar los vehículos híbridos como una alternativa, aunque contamos con más modelos eléctricos para elegir.
  3. Coste inicial: es una inversión puesto que es más cara a priori que una convencional actualmente (la tendencia está siendo abaratarse a medida que se van generalizando y la industria crece). Hay que plantearse cuántos litros de combustible al día consumimos y compararlo con lo que nos costaría la recarga del coche eléctrico (o furgoneta en este caso) con una tarifa de recarga adaptada para ello (que obviamente salen mucho más baratas).

Conclusiones, ¿me conviene una furgoneta eléctrica para mí o para mi flota de empresa?

Desde aquí te animamos a realizar un análisis serio de tus necesidades, especialmente si eres una empresa y quieres renovar o ampliar tu flota de empresa con vehículos eléctricos. Es importante conocer cuántos kilómetros vamos a recorrer diariamente de manera aproximada, cuánto consumiríamos de otra manera, calcular cuánto nos ahorraríamos por las exenciones de tasas (la exención del impuesto de matriculación es estatal pero en cada comunidad autónoma se han establecido unas ventajas fiscales para los vehículos no contaminantes).

Hacer cuentas, hacer números, y darse cuenta de si nos conviene o no. No hay que olvidar, sin embargo, que se trata de una compra con mirada hacia el futuro, cuando los centros urbanos limiten -aún más- el tráfico a los vehículos covencionales y las zonas de aparcamiento. Es importante especialmente para los vehículos con fines de distribución o comercio local que hagan muchos pequeños viajes por la ciudad. La tendencia está clara: el vehículo eléctrico va en aumento y no va a disminuir.

logo-footer