Este término hace referencia al sistema físico que proporciona corriente eléctrica al vehículo enchufado mediante un cable. Este aparato, alimentado por corriente alterna -ya sea en modo monofásico o trifásico-, aglutina varios componentes que hacen del conjunto un sistema integral de recarga.

 

El wall-box también se denomina Sistema de Alimentación de Vehículo Eléctrico (SAVE), conjunto de equipos instalados con el fin de suministrar energía eléctrica para la carga de un VE, incluyendo protecciones del punto de carga, el cable de conexión (conductores de fase, neutro y protección) y la base de toma de corriente o el conector. Este sistema permitirá la comunicación entre el VE y la instalación fija.

 

El wall-box o “punto de recarga” se instala, como su propio nombre indica, en la propia pared del garaje donde se va a realizar la instalación eléctrica pertinente. Este aparato recibe la energía de la instalación de la vivienda o del garaje. El Wall-box, puede incorporar diversos tipos de protección, lector de tarjeta RFID, pago por prepago, conexión de comunicación.

 

logo-footer